miércoles, 23 de mayo de 2018

Salida 138 Ruta: Canto Cochino-Los Chorros (17-05-18)

Datos Marcha:

Asistentes:19
Distancia:  10,640 kilómetros
Desnivel:   550 metros
Duración:  4 horas y 40 minutos


Cómo llegar

Track de la ruta


CARTA DE DESPEDIDA:


Hola senderistas,

dado que a partir del próximo curso empiezo PUMA, con el consiguiente cambio de horario en la Autónoma, lo que implica un ajuste en todas las demás ocupaciones y actividades diarias mías, al igual que la pretensión de remodelar también mis salidas a la montaña, con menos responsabilidades, es por lo que  he decidido dejar mi función de "guía" en Aepuma a partir de final de esta temporada (en la decisión no tiene ninguna influencia, directa o indirecta, la situación de salud mi hermano Alejandro).

Quiero transmitiros la gran satisfacción que he sentido con cada ruta que he compartido y disfrutado con vosotros, de manera cercana, desenfadada, con el objetivo común de pasar unas horas envueltos lo mismo por la sombra de unos pinos, que por el aroma de unas jaras, lo mismo por un aire a veces frío, que por el rumor de la corriente del agua, y en definitiva andar, fotografiar con la retina un ave en vuelo, el alto de una montaña, charlar con un compañero o ayudar a salvar dificultades en esas andanzas.

Gracias de corazón a todas y a todos por vuestra acogida, confianza y compañía, sin olvidarme de vuestra cooperación, para que hayan salido bien las marchas y con la esencia de haber vivido agradables momentos, incluso cuando las circunstancia de clima y terreno hayan sido adversas.

Me doy por satisfecho con que hayáis disfrutado, en algún momento, con las rutas que hemos realizado y de las que habéis sido los auténticos artífices en su logro, yo no he hecho más que ser uno más en ese concierto, un poco lazarillo pero más compañero.


Gracias, Tino.


P.D.: Habréis observado que han desaparecido del blog las fotos de personas, y los vídeo de youtube, por ajuste a la ley de protección de datos, igualmente, y por decisión personal mía, es mi deseo que al dejar de llevar este blog, custodiar yo mis relatos que, además, considero no debían haber estado nunca, pues para ellos hay otros espacios, fue una licencia que me permití y que agradezco en el alma la acogida dada por quienes los hayáis seguido, lo mismo que reconozco la tolerancia de quienes, no estando muy convencidos de su presencia, hayan guardado silencio. Pido disculpas si puedo defraudar a alguien con esta decisión pero siento la necesidad de hacerlo. Gracias.


lunes, 14 de mayo de 2018

Salida 137 Ruta: Circular Miradores de Cercedilla (10-05-18)



Documentación:

LOS MIRADORES (Parque Nacional Sierra de Guadarrama)

Desde los diferentes miradores, distribuidos en zonas emblemáticas del Parque Nacional, se pueden contemplar espectaculares paisajes tanto del propio Parque como de su zona periférica, y desde alguno de ellos, y si las condiciones meteorológicas lo permiten, la vista alcanza incluso hasta Madrid.
Los miradores suelen contar con un cartel explicativo que permitirá conocer los topónimos más significativos del paisaje que le rodea. 
Rascafría- Mirador de los Robledos
Espectacular mirador-monumento dedicado al Primer Centenario de la Guardería Forestal. Desde este promontorio natural se tienen vistas espléndidas del vallede El Paular, bordeado por los Montes Carpetanos y la Cuerda Larga, con el macizo de Peñalara a nuestra espalda. Es uno de los miradores naturales más destacados de todo el Valle del Lozoya.
Mirador de la Gitana - Puerto de Los Cotos
Mirador fácilmente accesible tanto desde la estación de tren de Los Cotos como desde el aparcamiento del Puerto del mismo nombre. Desde el mirador se contempla un gran tramo de la Cuerda Larga. Dispone de un reloj de sol que permite conocer la hora solar y de un cartel explicativo, dedicado al poeta Federico García Lorca, con el que se pueden reconocer las diferentes cumbres que nos rodean. Un poco antes, justo enfrente del Centro de Visitantes Peñalara, está el Mirador del Príncipe. Desde este mirador también hay una excelente perspectiva de la cuerda larga y la cabecera del Valle del Lozoya.
Manzanares El Real - Mirador de Quebrantaherraduras (La Pedriza)
Desde el Collado de Quebrantaherraduras, situado en la carretera de La Pedriza, se accede fácilmente al mirador por la senda PR-M16 en unos 100 metros, dirección Sierra de los Porrones. Aquí el panorama se abre al cautivador paisaje de La Pedriza, uno de los mayores conjuntos graníticos de Europa. En una visión periférica se pueden observar la vertiente norte de los Porrones, la cima de la Maliciosa, la Bola del Mundo, la loma de la Cuerda Larga y La Pedriza Posterior (Circo de La Pedriza) y Anterior (El Yelmo)  y apenas asomando, la Garganta de La Camorza por la que el río Manzanares busca su salida hacia el embalse.
Mirador del Collado de los Pastores - La Pedriza
Desde el último aparcamiento de Canto Cochino, al final de la carretera de La Pedriza, se accede al mirador por la pista forestal de Las Zetas, después de unas 5 horas de zigzagueante marcha. Otra ruta más directa consiste en abandonar la pista a los tres kilómetros por la senda de Los Chorros del río Manzanares, justo antes del Puente de los Franceses, continuar por esta al Puente de Los Manchegos, para ascender el último kilómetro por la pista forestal hasta el mirador. Desde aquí, oteando una de las extensiones de pinar más densas de La Pedriza, la vista sobrevuela la cumbre de la Maliciosa y el cordal de los Porrones, las redondeadas cimas de la Cuerda Larga, el abrupto paisaje de caprichosas formas de La Pedriza y al fondo, el embalse de Santillana dando paso a la meseta castellana.
Navacerrada - Mirador de Las Canchas
Después de 20 minutos de marcha por la pista que nace del aparcamiento, el cartel que señala el comienzo de la Senda Ortiz nos desvía hacia la izquierda, ladera arriba. Tras cruzar una vaguada y alcanzar una amplia pradera, la senda continua por la derecha hasta unirse a la pista forestal del inicio de la ruta, encontrándose el mirador un kilómetro más arriba. Desde el mismo se pueden contemplar  tanto las antenas del Alto de las Guarramillas, como todo el cordal que va desde este alto hasta el Pico de La Maliciosa.
Cercedilla - Miradores de los poetas
En 1984, año de la muerte de Vicente Alexandre, se inaugura en el Valle de la Fuenfría el mirador dedicado a este poeta; siguiendo la senda de los poetas, toda ella cincelada de poemas de Antonio Machado y José García Nieto entre otros, se accede al Mirador de Luis Rosales. Desde estos miradores se puede observar el murallón de Siete Picos, el Collado de Marichiva, La Peñota, Montón de Trigo, parte del recorrido del tren de vía estrecha y, sobre todo, una visión general de muchos pueblos serranos como Guadarrama, Los Molinos y Cercedilla. Se puede contemplar también, la presa del embalse de Navalmedio, el Pantano de Valmayor y los montes de El Escorial e incluso Madrid en días despejados.

Mirador del Lanchazo, de la Calva o de la Reina
Se puede acceder al mirador desde el Puerto de La Fuenfría, bajando por la carretera de la República, siendo la distancia aproximada de unos ochocientos metros. También ascendiendo por la carretera de la República, desde el aparcamiento de Majavilán, se accede al mirador a aproximadamente 8 kilómetros.
Es un mirador emblemático del Valle de la Fuenfría, visible desde muchos puntos del Valle, tanto por su murallón construido sobre piedra, como por una enorme lancha de piedra, por lo que se le conoce, también, como mirador del Lanchazo. Se pueden contemplar espectaculares vistas de todo el Valle de La Fuenfría y observar su característica forma de saco invertido. También se pueden localizar algunas construcciones del Valle, como el Hospital de La Fuenfría o las cumbres de la Peñota, Peña Águila y Marichiva.

(Información extraída de la página web Parques Nacionales Sierra de Guadarrama)



Datos Marcha:



Asistentes:14
Distancia:  10,470 kilómetros
Desnivel:   537 metros

Duración:  4 horas y 15 minutos


Cómo llegar


Track de la ruta


Crónica:


El Valle de la Fuenfría, como lugar acogedor para pasar una buena jornada, es donde trascurre la marcha hoy por algunas de sus sendas, senderos, pista, puntos de interés y una cierta historia.
A poco de empezar la caminata se pasa el Arroyo de la Venta, a través de un pequeño puente de madera, para girar a la derecha y coger un camino paralelo al río e ir subiendo, metidos en el pinar, hacia los conocidos Miradores de Luis Rosales y Vicente Aleixandre. Casi todo el desnivel de ascenso se hace continuado por esta parte del recorrido así, agrupados y con ritmo acompasado, tras un par de pequeños descansos, se llega a los mencionados miradores desde donde se aprovecha para disfrutar de las mejores vistas.
Hecha la visita se continúa hacia el denominado Reloj de Cela, en honor al conocido escritor y Premio Nobel de Literatura, del que se dice que anduvo por este valle así como otros tantos personajes ilustres. A poca distancia se llega a la pradera de Navarrulaque, evocando siempre 
tranquilidad y sosiego, lugar para descansar en la ruta y sentirse acompañado por Siete Picos, Cerro Minguete o el Montón de Trigo, entre otras tantas montañas del entorno. Dada la proximidad de un banco en madera como indicativo de la Senda Herreros, que comunica Cercedilla con el Puerto de Navacerrada, se aprovecha para hacer la habitual foto de grupo.

Ya por la Senda de las Encinillas, bajando hacia Camorritos, aunque el camino es pedregoso, la marcha es algo más ligera, la distancia no es larga hasta acercarse de nuevo a la vereda del río, las agradables sensaciones no pesan, las vivencias son como brisa fresca. Junto al discurrir del agua, con sus curiosas ondulaciones, pues lo mismo parecen estar jugando que lanzando transparentes bordones, se va llegando, una vez más, al final de otra marcha, de otra andanza, de otra mudanza cuyo traslado es el de pasar del estar bien al del bienestar.

Tino
                                                                                                   

Pequeño álbum fotográfico:

















lunes, 7 de mayo de 2018

Salida 136 Ruta: Del Atazar al Barranco del Perro (03-05-18)

Documentación:



La palabra “aprisco” etimológicamente es de procedencia latina bajo denominación “aprĭcus” forma sustantiva de “apricare” que quiere decir resguardar del frío.
Aprisco es el refugio utilizado por el pastor para recoger las ovejas protegidas de las inclemencias del tiempo y los depredadores. Puede ser asociado como sinónimo de redil (telera) y corral, e incluso usarse por majada, establo, boyera, cuadra y chiquero. Sustantivo de la acción de "apriscar", en ganadería, especialmente en la de ovinos y caprinos, recoger el rebaño para resguardarlo de la intemperie.
Los apriscos más comunes son una especie de portales largos habituales en los corrales o traspuertas de las casas de los ganaderos y en muchas alquerías, casas de campo, cortijos y casas parideras. Dichos portales por lo común no tienen más techumbre que ramaje y maderos para dar sombra al ganado e impedir que se moje con la lluvia. En estos apriscos suelen disponer, apoyados en los muros de dornajos o artesillas o un simple madero o viga acanalada (la canal) que sirven de recipientes del pienso, forraje, etc. La altura de las tapias del aprisco es variable, y pueden estar protegidas con bardas de espinos para impedir el acceso a los depredadores; el pavimento puede estar empedrado, para que después de barrido, operación que debe hacer cada dos o tres días, se enjugue en poco tiempo mientras el ganado está fuera de él; sobre los extremos de estos apriscos hay una pequeña abertura para apartar la cría cuando sea necesario. En función de la geografía, el aprisco recibe diferentes nombres de un amplio y rico vocabulario.
Los rebaños merinos trashumantes solo están bajo cubierto durante el esquileo, que dura como mucho uno o dos días si la estación está seca o templada; parte de la finura de las lanas merinas depende de estar el rebaño a la intemperie.

Información extraída de Wikipedia)


Datos Marcha:


Asistentes: 16
Distancia:   10'600 kilómetros
Desnivel:    472 metros
Duración:    4 horas 50 minutos






Crónica:

Nueve de la mañana, en un pueblo tranquilo, cerca de sus antiguas eras, una mujer pasea a su perrillo blanco, da los buenos días, mientras se espera al resto del grupo, por algún atasco de la gran ciudad, otro perrillo color canela, para algunos ya familiar, merodea y olisquea, parece que hace su presentación para unirse, sin invitación, como uno más a la tarea de andar.
Ya juntos todos los participantes de esta ruta, se inicia la misma encaminándose hacia una pequeña pero empinada subida, por estrecho senderito, en forma de pasillo de jara y que parece dar la bienvenida a su morada primaveral.
Con algún sube y baja, alguna pared lateral de pizarra, en fila, sorteando arroyos, buscando los mejores apoyos, el grupo va avanzando por las laderas de unos valles, tranquilos, acogedores, que apaciguan los primeros vientos de la mañana, que en otro tiempo vieron pasar a las gentes de dos pueblos, que iban y venían con alguna carga como pequeño comercio.
Girando a la izquierda, girando a la derecha, observados por unas montañas de piedra, sus pasos les llevan a unos apriscos o corrales de ganado, de animales al cuidado de zagales, de boyeros o mayorales.
El camino se estrecha, aparece alguna cuesta, el sol abraza, el aire relaja, así hasta el Barranco del Perro, el bocadillo, agua o algún refresco.
Algunos menos cansados o más inquietos, deciden andar, subir o bajar algo más, mientras otros, más tranquilos, se hacen inquilinos de algo de descanso, de mirar su entorno despacio, sin prisas.
Un pantano, que a la ida queda de espaldas, a la vuelta muestra su mejor cara, ha recuperado su nivel normal de agua, la sequía parece haber quedado atrás. En la distancia se puede ver el contorno de muchas montañas, algunas aún algo blancas, paisaje agradable a la vista y para tener en el recuerdo.

                                                                                                                       Tino

Pequeño álbum fotográfico: